Parejas perfectas

De las herramientas que llegaron para facilitarnos la vida, Trello es una de las de mayor aceptación por su simplicidad, usabilidad gratuita y sobre todo por esa clasificación “para todos los públicos.”. Trello es aplicable a cualquier entorno personal, educativo o profesional, por y para cualquier tipo de usuario. 
Sin embargo, sin la incorporación de una metodología que la sustente, gran parte de los beneficios que aporta para la gestión de equipos, planificación, ejecución y monitorización de proyectos, se desaprovechan. Hemos adoptado el husky, pero no sabemos bien como mover el trineo. 
Trello se sustenta en las metodologías ágiles de proyectos, tales como Scrum, XP o Kanban. Es una de sus mejores herramientas con la mínima complejidad y la máxima utilidad, pero para ello debemos empezar por el principio y esto es conocer bien los procesos de estas metodologías.
Para el entorno de la comunicación y la creatividad, Scrum es una de las más potentes porque la tipología de los proyectos y el sistema basado en “sprints” comparten la misma naturaleza. 
Así pues, conozcamos y familiaricémonos con la metodología en primer lugar y después apliquemos la herramienta idónea. Scrum y Trello son la pareja perfecta, como el pan y chocolate.

Elena Gomis

CEO

Araceli R.

Defínete en 3 palabras.

Démosle otra vuelta.

¿Cuál es tu serie favorita?
Humor tonto pero con fondo inteligente, The Big Bang Theory.

¿Como empieza tu proceso creativo?
Imagina que...

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?
Todo lo que me rodea. Viajar y desconectar.

¿Qué ventajas tiene un diseñador en un coworking?
Oportunidades, y conocer a gente diferente que te hagan ver las cosas desde otra perspectiva.

David H.

G: "Lo primero es definirte con tres palabras, hemos pensado para ti: digital nomad, emprendedor e informático, si quieres puedes cambiarlo...."

D: "Lo he estado pensado, me gustaría más algo así como 'digital nomad, emprendedor y mente inquieta' Cómo lo ves?  si queréis recalcar la parte 'tecnológica de mi perfil', creo que podemos sustituir emprendedor por 'emprendedor tecnológico'."

G: Nos encanta... Vamos a empezar con las preguntas.

¿Cual es tu país favorito? 

D: Desde hace tiempo pienso que no hay ningún páis perfecto... todos los países en los que he vivido tienen su lado bueno y su lado malo, y ahora me doy cuenta de que pasar por los dos me ha ayudado mucho a crecer personalmente.

Tengo especial cariño por China, y sobre todo por la ciudad de Shanghai.

Fue mi primer 'destino', y donde sentí por primera vez el miedo de salir de la zona de confort (cada vez que me recuerdo en 2006, llegando a Shanghai con la dirección de la oficina donde iba a trabajar apuntada en un papel, y sin hablar una palabra de inglés o chino, me parece imposible que llegase a salir del aerouperto, junto a la emoción de superar los retos cotidianos que se planteaban cada día (recuerdo que la primera vez que salí del banco, tras abrirme una cuenta corriente después de varias horas rellenando formularios en chino, me sentí como si fuera el rey del mundo... pese a que el mismo proceso no le llevaba a cualquier chino más de 10 minutos).

Y tampoco puedo olvidarme de España... vivir fuera me hizo apreciar muchas cosas que daba por sentado mientras vivía aquí... y no me refiero al jamón, a las croquetas o a la siesta, que también... si no a pequeños detalles como las interminables horas de luz (en Bangkok, el día más largo a las 19:00 era de noche XD), nuestro cielo azul (en Shanghai, decían que, solo por respirar, equivalía a fumar 2 cajetillas de tabaco diarias), lo gracioso y positivo del caracter español, que siempre nos hace estar buscando la risa y el cachondeo, etc... 

G: ¿Libro favorito? 

Pues igual que me pasa con los países, me pasa con los libros, que no tengo un claro favorito.

Así a bote pronto, entre los libros que me han marcado, seguro que estarían: 'piensa rápido, piensa despacio', de Daniel Kahneman, que me enseñó a dejar de pensar en mi cerebro como en una máquina infalible, y me aportó la humildad de pensar que probablemente muchas veces se equivoca.

Los libros de George Orwell, como '1984', 'Rebelión en la granja' y 'homenaje a Cataluña', que me enseñaron que la lectura política y crítica puede ser a la vez adictiva. 

Biografías de startups de éxito como 'Hatching Twitter: A True Story of Money, Power, Friendship, and Betrayal' o 'Delivering Happines', que me permitieron hacerme una idea más realista de lo que de verdad significa emprender, a la vez que me enseñaron a soñar con los grandes cambios que se pueden llevar a cabo emprendiendo.

Y muchos libros más, como 'los 7 hábitos de la gente altamente eficiente', de Stephen R. Covey, 'El miedo a la libertad' de Erich Fromm, 'Si esto es un hombre' de Primo Levi, 'El club de la lucha' de Chuck Palahniuk, 'Anatomía de un instante' de Javier Cercas, las 'Cartas Morales a Lucilio' de Lucio Anneo Seneca, 'la economía del bien común' de Christian Felver, 'El Principe' de Nicolás Maquiavelo, 'El cisne negro' de Nassim Nicholas Taleb, etc...

Libros de temáticas y enfoques muy diferentes, pero que en diferentes momentos de mi vida me ayudaron a expandir la mente, y me enseñaron que las cosas hay que observarlas desde tantos enfoques diferentes como sea posible. 

G: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? 

Pues por la parte de ingeniero informático, lo que más que gusta es la naturaleza de 'resolver problemas' que tiene nuestro trabajo, que hace que cada día sea un reto diferente, y también que, sobre el papel, te permite trabajar a distancia y vivir donde tu quieras (aunque la realidad es que todavía queda mucho hasta que las empresas y los trabajadores consideremos ese modelo como algo normal).

De mi experiencia como emprendedor, me encanta que me permite salirme del rol de programador, y aprender muchas cosas interesantes que no tienen que ver con la informática (estrategias de negocio, marketing, ventas, gestión de equipos, finanzas, etc...), a la vez que me sirve de vía para canalizar mi pasión en algo productivo. 

G: ¿Tu hobby? 

Pues por un lado, me gusta mucho leer libros que considere 'de utilidad' (dependiendo del momento de mi vida, 'utilidad' ha significado desde solo libros de informática, hasta libros para startups, pasando por filosofía, psicología, política, biografías, etc...).

Como buen informático, también me gusta dedicar tiempo a seguir aprendiendo de tecnología, aunque siempre intento que, a la vez que aprendo, el producto que acabe saliendo pueda ser de utilidad para otros o para la sociedad.

Y por último, también tengo un hobby de los que tienen que hacerse en la calle XD... hace un par de años me compré un monopatín para ir a trabajar, y la verdad es que una vez superada la etapa de pasar más tiempo en el suelo que de pie, tengo que reconocer que ahora me encanta patinar, y me sirve para desconectar el cerebro durante un rato, y dejar de pensar en 0s y 1s XD.   

G: Dinos 3 ventajas de trabajar en comunidad.

Pues para mí, la ventaja más importante son los conocimientos y las ganas de ayudar... como emprendedor, necesitas saber de mil temas diferentes a parte de tu nicho de experiencia, de los cuales, al menos en mi caso, no tenía ni la mas remota idea.

Trabajando en comunidad me ha permitido rodearme de expertos en los temas que desconozco, los cuales a su vez están siempre deseando ayudarte, y te aportan la seguridad que te puede faltar en aquellos momentos en que tienes que enfrentarte a lo desconocido.  

Por otro lado, también es muy importante el 'apoyo psicológico' mutuo... cuando empecé mi primera startup, no conocía a nadie de mi entorno que hubiese tenido ninguna, y tengo que admitir que fue bastante frustrante no poder compartir con nadie las penas y alegrías que estaba experimentando... en un momento dado, recuerdo que un amigo me convencío de dejar de trabajar en casa, y moverme a una incubadora de startups, y como resultado, mi salud mental mejoró considerablemente :).

Como última ventaja, creo que también es muy importante el tipo de gente que se conoce trabajando en un centro de co-working... en general son gente apasionada y de mente abierta, con diferentes bagajes, personalidades y áreas de experiencia, con los que da gusto tomarse una cerveza y hablar de cualquier tema.

Elena Gomis

"Hacemos posible que la combinación de trabajo, formación y colaboración entre empresas sea una realidad. Este espacio te permite conecta innovación y experiencia. Sírvete tu mismo: Project Manager Professional, analista de procesos BPM, experta en turismo y gestión del patrimonio cultural, comunicación y creatividad, Scrum Master y arqueóloga. Seguro que tenemos algo que compartir."

Pedro Picatoste

"Intento solucionar cualquier dificultad comercial o estratégica de los glubers. Me encanta la venta y conseguir objetivos difíciles. Como medievalista y publicitario acostumbro a combinarlo todo, por eso la colaboración para mi es el ADN de Glub. Solo el que se lo crea lo podrá comprobar."

Daniela D. Salazar

"-Community Builder- sería mi título oficial, aunque en realidad, estoy sumergida en GLUB. Normalmente me verás muy sonriente en la puerta, café y móvil en la mano. Exposiciones, conferencias, desayunos, Insights, reuniones, learning, proyectos, dudas con Share Desk, ... Ahí estoy yo, encantada de ayudarte."

Community, share, coexistence ¿Estamos preparados?

Del 8 al 10 de noviembre las palabras que más tuve en mi cabeza fueron "community", "share", "coliving" y claro COWORKING. 3 días en Dublin en la Coworking Europe Conference dieron para mucho. Más de 400 personas en el "Croke Park Stadio" hicieron el escenario ideal para abrir la mente, conocer gente de todos los rincones del mundo, aprender, compartir y disfrutar de todo lo que supone esta "nueva" forma de trabajar. Todos comentaban que este año la novedad era que se celebraba el primer "Coworking Europe Pitching Contest" y nosotros pudimos estar ahí. En 4 minutos con 15 segundos expliqué lo que es GLUB, cómo trabajamos, lo que hacemos y lo que tenemos pensado. Es fácil explicar lo que haces en tu día a día, así que en tiempo fui precisa. El feedback fue bastante positivo, gustó la presentación (¡GRACIAS GENTE COMUNICACIÓN!) gustó la energía, el concepto que tenemos de nuestros "tanks" (BUSINESS TANK, LEARNING TANK Y PROJECT TANK). Además de compartir lo que estamos haciendo nos dimos la oportunidad de conocer proyectos muy interesantes que de alguna u otra manera tienen que ver con nosotros. Hemos hablado ya con Marta y Martyna de O4 en Polonia, con Jessica de The Satellite Centers (impresionante esa manera de gestionar los espacios) y me encantó ver a Ben Klop hablar con él y ver como está creciendo The living room y por supuesto siempre es bueno tener cerca a Coworking Spain ver caras conocidas lo facilita todo.

Hace poco me sumergí en este mundo que no deja de sorprenderme, que tiene tanto que ofrecer y tanto más por hacer. Hablamos de una nueva forma de trabajar, de una evolución en hacer las cosas, de perfiles profesionales nuevos que van surgiendo según las necesidades. Hablamos de gente muy dispar compartiendo ideas, experiencias, proyectos, viajes, ¡CULTURA! se habla de "individualismo compartido"¿funcionará?¿estamos preparados? Y mejor no entro en el mundo de los "Digital Nomads" que me parece verdaderamente fascinante hoy España ¿mañana? ¡Singapur! Esto es así. Mi pregunta es ¿Estamos REALMENTE PREPARADOS? Preparados para compartir todo, para "pertenecer" a una comunidad, para entender las normas de convivencia básica o más "complicada". Habría que empezar a plantearse una educación de esta manera (que también lo hablamos) una educación desde el compartir, respetar y experimentar.

Sigo reflexionando sobre estos días de Dublin, en como muchos de los que estábamos ahí empezábamos nuestras frases con " Soy de (incluye cualquier país del mundo) vivo en (elige un país diferente) y trabajo en (busca otro país)" me quedo con eso,hasta que aterrice todas las ideas, estilos y conocimiento.

Daniela D. Salazar

CB

Fontanero publicitario

Un amigo me comentaba que su oficio y el mío son los peores para trabajar en los negocios que empiezan. Él es fontanero y yo publicitario. Es cierto que al final de la obra de una casa o de unas oficinas o negocio queda poco presupuesto y el fontanero ve como se elige lo más barato y corre el riesgo de no cobrar, por eso son caros. Lo del publicitario es peor . El fontanero ya se fue y llega el tema de hacer la comunicación del lugar. Si no queda presupuesto (lo último se lo llevó el fontanero) estamos ante lo tan habitual de hacer toda la obra de nuestra vida, de la que depende nuestro futuro y no quedarnos ni un triste mortadelo para comunicarlo al mundo. el error es pensar en la comunicación al final . Es antes de empezar cuando se debe contactar con el profesional de la comunicación y con él tener clara una estrategia desde antes, incluso, de levantar la persiana.
Pedro Picatoste
CEO